Sonia Fernández
#Business

MANUAL DE CONCILIACIÓN LABORAL Y FAMILIAR

En la sociedad actual, por más que estemos dando pasos agigantados hacia la igualdad, el cuidado de los hijos y la compatibilización con el mundo laboral sigue dirigiéndose en muchas ocasiones en su mayor medida hacia las mujeres. Como decía, es muy habitual que el grueso del cuidado de los más peques siga cayendo sobre los hombros de las mamás, lo cual es una grandísima fuente de estrés para todas nosotras que tiene que cambiar. En ocasiones, las mujeres llegamos a sentir culpabilidad pensando que no somos capaces de llegar a todo y que no atendemos a nuestros hijos como deberíamos, tanto por nuestras propias convicciones como por la presión social de nuestro alrededor. 

¿Cuántas veces has escuchado un juicio de valor hacia una mujer que no renuncia a sus metas laborales por ser madre? ¿Y cuántos de esos has oído referidos a hombres? Estoy segura de que ni la mitad de la mitad de la mitad. Ser mamá no tiene que significar renunciar a tu carrera laboral; sino que hay que encontrar el punto perfecto de conciliación laboral que a veces parece una utopía...

Cumplir con todas las funciones en el trabajo, atender debidamente a nuestros hijos, ocuparnos de la compra, las lavadoras, las planchas, limpiar, la comida... Evidentemente es un gran reto, pero si queremos podemos (con muchísimo esfuerzo, eso sí). Así que estate atenta a todos los consejos que vamos a darte para que esto sea muuuuuucho más llevadero. 

Lactancia y vuelta al trabajo

Tras el embarazo y el parto podemos disfrutar de unas cuantas semanas con nuestros bebés para recuperar fuerzas,  vivir los primeros instantes de nuestros peques y darles todos los cuidados y todo el amor que necesitan. Sin embargo, el momento de reincorporarse al trabajo y dejar a nuestro bebé llega. Y normalmente mucho antes de lo que imaginábamos, si es que... ¡el tiempo pasa volando!

Sufrimos mucho cuando llega el día porque ya nos hemos acostumbrado a esa rutina durante unas 16 semanas al lado de nuestro pequeño. Y de repente, de golpe tenemos que separarnos de él dejándolo en la guardería, con algún familiar... Y es complicado, lo sabemos. Pero es parte de la vida. 

Si cuando llega el momento aún continuamos con lactancia materna y no queremos abandonarla, los sacaleches serán nuestros mejores aliados, ya que nos permitirán crear nuestro propio banco de leche. De ese modo, la podemos almacenar en bolsas o recipientes por tomas de forma que en nuestra ausencia pueda continuar tomándola. De hecho, tenemos un post sobre la lactancia con un montón de consejos que te pueden ayudar. Solo tienes que hacer click aquí para consultarlo. 

El mejor momento del día: el baño

Después de un duro día de trabajo, llamadas, reuniones, mails, coles, extraescolares.... Llega uno de los mejores momentos del día: el baño con tu pequeño.

El baño del bebé es el momento ideal para compartir risas, juegos y diversión al mismo tiempo que le lavamos a la perfección. 

Te recomendamos que llenes la bañera y coloques los juguetes preferidos del peque, para poder jugar juntos y disfrutar de ese ratito tan vuestro.

En cuanto a los productos, tenemos que tener en cuenta que la piel de los bebés es mucho más delicada que la de los adultos. Por ello, hay que seleccionar productos adecuados para cuidarla de manera adecuada. Hay que tener en cuenta las esponjas, los geles, las lociones... ¡Os contamos nuestras apuestas!

  • Esponjas: Existen diferentes tipos de esponjas. Puedes encontrar esponjas naturales, esponjas hidrófilas... Mi recomendación es que para los bebés se escojan las naturales porque son mucho más suaves y respetuosas con su piel. A medida que crezcan, puedes ir cambiando a los otros tipos de esponjas existentes, pero como punto de partida, las esponjas naturales son la mejor opción. 
  • Geles: En cuanto a geles, conviene escoger siempre aquellos que tengan pH 5,5 y que en su composición contengan sustancias hidratantes, suavizantes y calmantes. Si tu bebé tiene la piel atópica o muy sensible, decántate siempre por productos específicos para este tipo de piel. 
  • Lociones hidratantes: Como ya hemos comentado, la piel del bebé es muy delicada por ellos necesita hidratarse a diario. Elegiremos lociones que contengan ingredientes como el dexpantenol que aporten protección, suavidad y eviten la deshidratación. No obstante, al igual que ocurre con los geles, si la piel de tu peque es atópica o extremadamente sensible hay que elegir siempre productos específicos que la traten como es debido.

Tareas del hogar

Con la llegada de un bebé a la familia, las tareas del hogar se multiplican y se unen a los intensivos cuidados que necesitan los más pequeños. Además, con el trabajo y nuestras propias cosas, cada vez tenemos menos tiempo para prestarle al hogar. 

Evidentemente, las tareas del hogar no son cometido único de las mamás. Es fundamental llegar a un acuerdo entre los dos miembros de la pareja para repartir las tareas domésticas de manera justa y equitativa. De este modo, los dos podréis disfrutar de tiempo con el bebé o simplemente de más tiempo libre para vosotros.

  1. Acordad quién y cuándo se va a ocupar de cada una de las tareas del hogar: es fundamental tener un horario y un calendario y respetarlo, siempre abiertos a situaciones puntuales que puedan alterar ese orden (imprevistos, etc.).  
  2. Planificad las comidas: de esta manera, ahorraréis muchísimo tiempo tanto en la preparación de las comidas como en el propio acto de ir a hacer la compra. Es genial elegir un día a la semana y dedicar unas cuantas horas a planear y preparar las comidas semanales para quitarse todo de encima. Una idea muy práctica es hacer cantidades más grandes e ir congelándolas por raciones. 
  3. Haced un planning de limpieza en el tiempo: lo mejor es no concentrar todas las tareas de limpieza en un solo día, sino hacer un planning para ir repartiendo un poquito para cada día. Si tu casa no está limpia y perfecta como los chorros del oro, ¡no pasa nada! Todos somos humanos y no hay que sentirse culpable por ello, siempre y cuando haya cosas más importantes que atender.
  4. Planteaos hacer la compra por Internet: esto te permitirá no perder tiempo e invertir ese tiempo con tu familia. Para productos de cuidado del bebé, leches infantiles, productos para el cuidado de tu piel, de tu pareja, etc. nuestra web es perfecta. Puedes hacer todas las compras de parafarmacia que necesites haciendo click aquí. 
  5. Llevad recuento de las "actividades extras" de los peques y repartidlas equitativamente: además del día a día, los peques tienen siempre puntuales actividades que "se salen del guion": tutorías en la guarde, reuniones... Por otro lado, por lo general, los peques tienen que ir más al médico que los adultos, algo que evidentemente también lleva tiempo. Las mamás trabajadoras nos solemos preocupar un montón por estos aspectos: ir al médico con ellos, las vacunas, las reuniones de cole, de guardería... Lo ideal es llevar un recuento y repartir equitativamente los días con tu pareja, para que no recaiga todo el peso sobre uno de los dos y para que ello tenga la menor repercusión posible en los trabajos de ambos.

¡Recuerda que ser mamá y seguir con tus #business no es incompatible! Y créeme, tienes más fuerza y aguante del que jamás llegaste a imaginar...

TE RECOMENDAMOS...

Te recomendamos algunos de los imprescindibles que no bajan la guardia... 

.

APARTADOS DEL BLOG

    TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

    Productos Relacionados

    Comparte este post

    Comentarios (0)

    No hay comentarios en este momento
    Producto añadido a favoritos

    Importante: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando más de 30 segundos, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies.