Inés Ibáñez, farmacéutica con grado en Nutrición y Dietética

RELACIÓN ENTRE EL DOLOR MENSTRUAL Y LOS HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES

Los dolores durante la menstruación o dismenorrea afectan a un gran número de mujeres durante la edad fértil, se calcula que hasta un 40-95%. 

Debido a su alta prevalencia, lo hemos asumido como un dolor que no esconde detrás ninguna patología o alteración, aunque la realidad es que nuestro cuerpo siempre nos está dando señales y debemos escucharle.

Al llegar a la pubertad se produce un incremento de las hormonas femeninas: los estrógenos y la progesterona. Con ello pueden ir apareciendo de forma gradual alteraciones hormonales como pueden ser el síndrome premenstrual, ciclos irregulares, problemas de fertilidad o dolores menstruales…  Estos dolores que están en aumento pueden estar ligados a un desequilibrio entre los estrógenos y la progesterona siendo está última minoritaria o bien un estado inflamatorio.

Las causas de este aumento de estrógenos en relación a la progesterona o de moléculas pro-inflamatorias pueden ir ligadas a:

  • Posible exposición a estrógenos en el útero debido a un tratamiento hormonal de la madre
  • Tratamientos hormonales o anticonceptivos
  • Dispruptores endocrinos: son sustancias químicas capaces de alterar el equilibrio hormonal, es decir, de generar la interrupción de algunos procesos fisiológicos controlados por hormonas, o de generar una respuesta de mayor o menor intensidad que lo habitual. Por ejemplo, el DDT presente en algunos pesticidas o el Bisfenol A en los plásticos.
  • Mala alimentación: dietas bajas en grasas saludables como los omega 3 aumentan la producción del ácido araquidónico (precursor de eicosanoides de la serie 2, proinflamatorios y alergénicos).
  • Mala metabolización de los estrógenos hepáticos o periféricos (tejido adiposo)
  • Sobrepeso y obesidad: con ello se genera una inflamación crónica.
  • Sedentarismo: existen numerosos estudios que asocian la práctica de deporte con una notable mejora en los dolores menstruales asociado a una producción de endorfinas.

RECOMENDACIONES DIETÉTICAS

Una mala alimentación está estrechamente ligada al síndrome premenstrual y a la dismenorrea. La razón es que los nutrientes que ingerimos tienen como objetivo fabricar hormonas y neurotransmisores en las cantidades justas que van a estar involucradas en nuestro estado de ánimo y el dolor entre muchas otras acciones. Por otro lado, el mantenerse en normopeso ayudará a mantener a raya el estado inflamatorio.

La vitamina D presente en las grasas de los pescados como el atún, salmón y caballa, la yema de los huevos y lácteos y también estrechamente ligada a la exposición solar y fluctúa durante el ciclo menstrual. Se ha relacionado un déficit de vitamina D con los niveles presentes de estrógenos  y el síndrome premenstrual.

La vitamina B3 o también llamada Niacina, está presente en las carnes, los pescados, los frutos secos, los lácteos, los huevos, los cereales integrales, las legumbres, la levadura de cerveza, el germen de trigo, el aguacate participa en la síntesis de hormonas sexuales y también el buen mantenimiento de la piel. Desempeña un papel importante en la detoxificación hepática.

El omega 3 presente en los pescados grasos como el atún, salmón, caballa, sardinas, semillas de lino, nueces, chía y soja están involucradas en la síntesis de unas moléculas antiinflamatorias.

Los lignanos presentes sobre todo en semillas como las de lino, calabaza, brócoli y en las legumbres son potentes antioxidantes y participan en la modulación de receptores de estrógenos.

SUPLEMENTOS DIETÉTICOS

Los suplementos dietéticos que podemos encontrar irán ligados sobre todo a modular la inflamación y a regular las hormonas femeninas con tal de favorecer un buen ratio progesterona y estrógenos.  

El más ampliamente conocido es el aceite de onagra, la onagra es una planta oleaginosa rica en aceites esenciales omega 6 y reestablece el equilibrio de prostaglandinas involucradas en dolores menstruales, así como hinchazón y dolor mamario.

La alchemilla estimula la producción de progesterona corrigiendo así el hiperestrogenismo y favorece también la descongestión del útero siendo útil para aliviar los trastornos ginecológicos como menstruaciones abundantes, dolor y síndrome premenstrual.

El árbol casto actúa sobre el hipotálamo y la hipófisis para la profucción de hormonas sexuales, favorece la producción de progesterona con lo que ayudará a corregir el hiperestrogenismo. Será muy útil en dolor mamario y dolores menstruales.

Las semillas de lino ricas en lignanos y omega 3, modularán la inflamación al mismo tiempo que regularán los receptores de estógenos.

La cúrcuma como potente antioxidante y antiinflamatorio natural será una alternativa al uso de ibuprofeno. Lo ideal es que vaya siempre de la mano de la pimienta negra para potenciar la absorción de curcumina, molécula a la que le ha sido otorgada la capacidad antiinflamatoria de la cúrcuma.

.

APARTADOS DEL BLOG

    TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

    Copa menstrual: la alternativa ecológica de higiene íntima

    Copa menstrual: la alternativa ecológica de higiene íntima

    leer más
    Relación entre los dolores menstruales y los hábitos de vida saludables

    Relación entre los dolores menstruales y los hábitos de vida saludables

    leer más
    Cómo elegir el mejor producto de higiene íntima

    Cómo elegir el mejor producto de higiene íntima

    leer más

    Productos Relacionados

    Comparte este post

    Comentarios (0)

    No hay comentarios en este momento
    Producto añadido a favoritos

    Importante: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando más de 30 segundos, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies.